Entusiamo del público en la plaza de las pasiegas ante la memorable actuación de Ricardo Fernández Del Moral.

Tocar la guitarra flamenca y a la vez cantar no es labor sencilla. Hacerlo además de forma brillante en las dos vertientes tiene todavía más mérito. Ricardo Fernández del Moral lo consigue y lo logra de una manera que llega y transmite a los espectadores una serie de sensaciones propias de un artista cautivador.

El recital que ha ofrecido en el marco del V Festival Internacional de la Guitarra de Granada estuvo expresamente diseñado para la ocasión. Para comenzar unas granainas. Luego una evocación de Morente y Cobitos. Después una creación propia basada en el poema
Alba de Federico García Lorca. No faltaron referencias a su tierra, La Mancha, con una creación por tangos dedicado a Don Quijote. Hubo más temas propios y clásicos. El público iba percibiendo en primera persona la dimensión del intérprete.

Estaba invitado al baile Iván Vargas y también triunfó con raza, técnica, expresividad y fuerza. La suya fue otra exhibición de lo mejor del arte flamenco, a la que se unía la reivindicación de Ricardo Fernández de la cultura como medicina para el alma. La Plaza de las Pasiegas, escenario de esta actuación, vibraba y se emocionaba. Entre las butacas se desataban los aplausos, como los del Maestro Pepe Romero, testigo de excepción del concierto.

El colofón fueron unas bulerías con falsetas, de nuevo mezclando lo clásico con las creaciones propias, donde el guitarrista y cantaor, Ricardo Fernández, buscó
también el mestizaje con otros géneros como la copla. El entusiasmo se desbordó. Una prolongada ovación obligó a unos bises con los que se puso el punto final a una noche memorable.

Ricardo Fernández del Mora se dibuja como una artista de primera fila, poderoso, versátil y con capacidad para que el público disfrute de un gran espectáculo. Cantaor poderoso y guitarrista genial, la suya será una actuación que no olvidarán los que pudieron asistir a ella.

Marcos de Silvia

Antes de este espectáculo en la Plaza de las Pasiegas, la Corrala de Santiago acogió un concierto de Marcos de Silvia. El joven guitarrista jerezano dispone de un profundo y hondo sonido flamenco, en todos los registros, pero muy especialmente en los graves. Contó al final de su intervención, con la presencia junta a él sobre el escenario de Álvaro Martinete.

En la actualidad, los recursos didácticos puestos al servicio de los intérpretes noveles, en el flamenco y en otras muchas artes, nos muestran auténticos prodigios que ya desde un temprano momento, exhiben una preparación extraordinaria. Muchos saben aprovechar esta circunstancia, como es el caso de Marcos que además, con acierto, acompaña sus intervenciones orales que presenta cada uno de sus temas. Acreditó unas extraordinarias cualidades que lo presentan como un talento de un futuro importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *