Los estudiantes granadinos trabajan para eliminar los prejuicios y las actitudes de odio ante las personas extranjeras

Durante el pasado mes de octubre, Barbecho (asociación granadina que promueve la participación de las personas migrantes y refugiadas en Andalucía Oriental) ha estado presente en diversos centros educativos de la provincia de Granada para trabajar junto con el alumnado diferentes cuestiones relacionadas con los estereotipos y prejuicios que surgen cuando hablamos de personas extranjeras. Las sesiones de trabajo realizadas están formando parte del ciclo de talleres.

Enredando en las aulas, un proyecto cofinanciado por la Diputación de Granada a través de su convocatoria de Subvenciones a Entidades Sin Ánimo de Lucro en el ejercicio de 2021. Hasta ahora, Talará, Cortes de Baza y Freila son los municipios que han participado de forma directa en este proyecto, aunque se prevén más actividades, y en más localizaciones, durante las próximas semanas.

Los grupos de estudiantes participantes, de primer ciclo de Educación Secundaria Obligatoria (1º y 2º de ESO) nos han enseñado que una mirada fresca ayuda a eliminar cualquier actitud perjudicial o de odio ante las personas extranjeras. A través de diferentes ejercicios y dinámicas participativas, las personas presentes en los talleres del proyecto han trabajado los conceptos de persona migrante y refugiada, ahondando en las dificultades de inclusión que encuentran a su llegada y la necesidad de eliminar ideas dañinas y preconcebidas para favorecer la convivencia con este colectivo.

Además, se han abordado en grupo, a través de juegos de roles, diferentes situaciones de exclusión y se discutieron vías y cauces para mitigarlas. Es destacable cómo el alumnado del C.P.R. Negratín de Freila ha generado sabias y necesarias reflexiones, enseñándonos que “hay que hablar más con las personas” para conocerlas y no crear “ideas estereotipadas sobre ellas”, y que “la empatía es la mejor herramienta para ponernos en la piel de otros y otras”, evitando así los prejuicios. Con una creatividad asombrosa, han demostrado que queremos y podemos cambiar las narrativas peligrosas sobre las personas migrantes y para ello, “ponemos una lupa a nuestra mente, ampliando los pensamientos”.

En muchas ocasiones, como se concluye como resultado de este proyecto, los estereotipos están donde menos lo imaginamos. El grupo de estudiantes del C.P.R. El Azahar de Talará supo identificar de manera proactiva cómo en muchas ocasiones diferentes estímulos del entorno, y de los medios de comunicación, nos hacen normalizar estos tópicos: libros de texto (“de Ciencias Sociales”) que muestran la emigración de los españoles como una oportunidad y la inmigración a España como una tragedia, series populares (como “Élite”) que promueven estereotipos sobre las niñas y mujeres musulmanas, campañas televisivas de organizaciones humanitarias (“como UNICEF”) que muestran un único perfil de las personas de otros países, haciéndonos presuponer que todas viven de la misma forma… y un largo etcétera. Pero podemos luchar contra todos estos tópicos, pues como bien expresan desde el C.E.I.P. Santos Médicos Cosme y Damián de Cortes de Baza, para construir lazos y favorecer el intercambio cultural hay que tener curiosidad, no presuponer nada, y dar por hecho desde la claridad más inocente que cualquiera tiene derecho a migrar.

El proyecto Enredando en las aulas es un proyecto de Barbecho que tiene como objetivo sensibilizar sobre la necesidad de eliminar narrativas peligrosas sobre las personas migrantes y refugiadas en zonas rurales o municipios de la provincia de Granada que normalmente, por su número de habitantes o localización, se suelen beneficiar en menor medida de las iniciativas de educación no formal de este tipo, que se suelen concentrar en la capital. Aunque en esta ocasión el foco de atención fue el ámbito educativo, la organización lleva a cabo diferentes proyectos de sensibilización, refuerzo de capacidades y trabajo comunitario a distintos niveles en las provincias de Almería y Granada.

La asociación Barbecho, tras las actividades, mostró su gran agradecimiento al equipo docente de los centros educativos implicados, cuya implicación fue una muestra más del compromiso por la convivencia y la interculturalidad de regiones como las comarcas de Baza y el Valle de Lecrín, que, como tantos otros municipios y regiones de la geografía granadina, alberga tanta diversidad. Asimismo, este proyecto bebe y aprende de iniciativas autoimpulsadas como las del municipio de Cortes de Baza, enormemente sensibilizado por la interculturalidad y el intercambio a través de su Mesa por el Diálogo Intercultural y la Convivencia (reconocida por la UNESCO), cuya promotora -también directora del centro educativo- ha representado con anterioridad en actividades de la organización.

Te puede interesar

Síguenos en nuestras redes

Anuncio

Suscríbete a nuestro Newsletter

Y actualízate con las últimas noticias

Anuncio

RECIBE LAS ÚLTIMAS NOVEDADES