Ethos, Pathos y Logos. Claves para la argumentación

La persuasión siempre ha sido un arte y desde que Aristóteles, en su Retórica, hablara de esto hace más de 2.300 años, la sociedad ha evolucionado mucho, muchísimo. También han evolucionado el pensamiento, las ideas y la forma de comunicar pero, la esencia de la persuasión, sigue siendo la misma y quién ha dominado el bello arte de comunicar se ha "dominado su época".

En la argumentación –persuasiva- hay 3 elementos fundamentales que han de estar presente en nuestro discurso para conseguir el resultado que perseguimos. Estos elementos son: Ethos, Pathos y Logos.

Argumentos ligados al Ethos

Son aquellos que atañen al emisor del discurso. Apelan a la autoridad y honestidad del orador, a su credibilidad y relación con la audiencia. Son, en resumen, las actitudes que debe adoptar éste para inspirar confianza a su auditorio y la valoración que tienen de nosotros los asistentes. Por ejemplo, a Eduard Punset se le daría más credibilidad que a mi, Isaac Albarracín y, por ende, tendría más fácil argumentar o persuadir….lógico, ¿no?

Argumentos ligados al Logos

Es la parte lógica de nuestro discurso. Aquí apelamos a datos, estadísticas, fuentes externas…todo aquello que nos ayude a construir lo que transmitimos. Así pues, si estamos hablando del desempleo en España, poner los datos de la EPA y ver una gráfica con su evolución…aporta esa parte lógica a nuestro discurso tan necesaria para una correcta argumentación. ¿Qué mejor forma de persuadir, que demostrando que, lo que dices, es cierto? (Aunque haya, en estos días que nos está tocando vivir, unas «corrientes muy extrañas de ideas»).

Argumentos ligados al Pathos

Estos son aquellos que buscan conectar con la parte emocional de la audiencia, “tocar su fibra”. Estos son los argumentos verdaderamente efectivos para la persuasión ya que solo a través de los sentimientos y emociones se pueden modificar conductas. Pensad en los anuncios de las ONG, ¿Qué tipo de imágenes nos muestran? ¿Cuál es su mensaje?. Ahí tenemos un claro ejemplo de Pathos.

En resumen, y citando a Stephen R. Covey en su libro de Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva:

“Ethos es la credibilidad personal, la fe que la gente tiene en nuestra integridad y competencia. Es la confianza que inspiramos, nuestra cuenta bancaria emocional. Pathos es el lado empático, el sentimiento. Significa que uno está alineado con el impulso emocional de la comunicación de otra persona. Logos es la lógica, la parte razonada de la exposición.”

En conclusión, recordad que a la hora de construir vuestro próximo discurso, debéis usar el Logos y el Pathos y así, de forma indirecta, vuestro Ethos se incrementará. Si quieres, te ayudo con ello. ¿Probamos?

Feliz fin de semana.

Isaac Albarracín

Noticias recientes

Medicus Mundi presenta su informe «La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria 2020»

 La COVID-19 se ha expandido por todo el planeta y ha colapsado el funcionamiento de los sistemas de salud sin distinciones entre países de...

La resiliencia por Giuseppe Favale

Hace unos meses realicé el viaje del que más he aprendido en mi vida, la confirmación de que cambiamos y que las cosas cambian....

Relevos X la Vida estrena sección entrevistando al Juez Don Emilio Calatayud

La asociación granadina contra el cáncer juvenil Relevos X la vida estrena nueva sección de entrevistas "periodista por un día" donde las voluntarias de...

Alumnos del colegio Jardin de la Reina escriben cartas de agradecimiento a los operarios de Inagra por limpiar la ciudad durante la pandemia

La concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Granada, Pepa Rubia, ha visitado hoy el colegio Jardín de la Reina para participar en “una...

Principio de Recencia y Primacía. Hablar en público

Cuando hablamos en público hay 2 momentos fundamentales, el principio de nuestra intervención y el final de la misma. De la gestión que hagamos...

Startidea

Noticias relacionadas

Escribe un comentario

Escribe tu comentario!
Por favor introduce tu nombre

Stay on op - Ge the daily news in your inbox