Hoy se conmemora el Día Mundial de Concienciación sobre los Tsunami establecido por la Asamblea General de ONU a petición de Japón, un país que a lo largo de su historia ha visto llegar a sus costas más de 140 tsunamis.

Hemos analizado e investigado sobre este tipo de catástrofes naturales. Para situarnos, empezamos definiendo el concepto de Tsunami, el cual consiste en un fenómeno natural que provoca la formación de olas en el mar o en el océano tras un terremoto, erupción volcánica o desprendimientos. Las olas van incrementando su nivel al mismo tiempo que el nivel del agua se vuelve más escaso, es decir, menos profundo. 

Dichas olas no bajarán hasta que alcancen aguas menos profundas o choquen contra la masa continental. Pueden atravesar varias millas de océano, lo cuál significa que no es necesario que el terremoto se produzca cerca al mar para que provoque un tsunami. 

Un dato curioso es que pueden llegar a contaminar fuentes de agua dulces e incluso el propio suelo. ¿A qué se debe esto? Los mares y océanos contienen una gran cantidad de cloruro y sodio que viene de las rocas y provoca que el agua de los océanos sea salada por lo que al entrar en contacto con ciertos acuíferos, los contamina y el agua que contienen deja de ser apta para el consumo humano o incluso para la agricultura.  

Normalmente, cuando hay un tsunami, se produce un efecto de retroceso antes de impactar en la costa. Este hecho sirve de advertencia para que los habitantes de las ciudades y pueblos cercanos puedan tomar medidas a tiempo para evitar una catástrofe. Los expertos dicen que cuando el océano empieza a retroceder, el tsunami puede llegar en tan solo 5 minutos, aunque no suele ser así. 

Por otra parte, nos gustaría contaros la diferencia entre Tsunami y maremoto. Dicha diferencia radica principalmente en la temporalidad de cada fenómeno, puesto que los maremotos ocurren a diario, mientras que los tsunamis suelen ocurrir de forma más esporádica. 

Si hablamos del tamaño de las olas de un tsunami, podemos afirmar que algunas olas llegan a alcanzar 30 metros de altura. Es importante estar concienciado sobre este tipo de fenómenos por si alguna vez te vieses en un lugar con alto riesgo de tsunami saber cómo actuar. 

Granada es una zona geográficamente sísmica. Actualmente, preocupa que el mar de Alborán pueda provocar un tsunami en la Costa Tropical por lo que la Junta de Andalucía ha elaborado una serie de recomendaciones sobre qué hacer en caso de tsunami. 

Aunque el 80% de los terremotos se producen en el Cinturón de Fuego, esto es, la zona más propensa a los terremotos del mundo y una de las regiones volcánicas más activas, se encuentra situada en el Océano Pacífico.